Últimos templarios: Satanismo. Hipócritas ABC (Madrid) de fecha 19 de Enero de 1962, página 3. Tan vigente hoy como ayer.

sdcsd

Don Hipólito Espinosa de los Llanos necesitaba recoger de su Hacienda algo, de gran valor, escondido allí. Propuso a su hija casarla por la Iglesia. De regalo recibía la Hacienda, con sembrados, frutales, bosque y ganado. El Juez Don Severando y la Alcaldesa Rosa María de las Flores le levantaron el destierro desde el alba del día de la boda hasta la próxima salida del sol. Lucía de los Amores y Emeterio se sentían casados por la Alcaldesa, pero bueno estaba casarse por la Iglesia. Ella, flor recién abierta cuando conoció a Emeterio, había recibido el polen de su esposo y mostraba su vientre abultado. Llegó su madre Doña Adelaida y su tía Teresa Clara para preparar lo necesario. El obispo excusó oficiar la ceremonia para novios con historia “poco edificante”. Los casaría fray Durán de Sant Mateu, en la capilla de la Hacienda. Llegado el día, al clarear entró en el pueblo Don Hipólito con el fraile. Lleno de orquídeas, apenas podía verse en el altar un retablo veneciano del S. XIX. En medio el fraile de 1’90 m., erguido, enfundado en casulla de damasco blanco, bordada con oro y pedrería, ofició la ceremonia. La novia hermosísima, su barriguita había rellenado sus facciones y sus ojos llenos de dicha saltaban en sus órbitas. Emeterio lucía traje blanco y completaba la estampa. El banquete, copioso se unió a la merienda-cena y el baile terminó, cuando a la madrugada, sirvieron chocolate y dulces. Con el primer albor vieron alejarse por la senda del jardín a Don Hipólito y al alto fraile. Lucía capa y sotana blancas y sobre ella una cruz roja. Juan, invitado por Rosario María de las Flores, dijo: “diría que es un templario, aunque desaparecieron a principios del siglo XIV”.

 

Jacques de Molay

Así nos lo contaba, cuando Don Bernardino, que sabe de todo, aclaró: “No todos. A través del Pirineo ellos acogieron a los cátaros suprimidos por el Vaticano años antes y luego utilizaron esa misma vía muchos templarios, para esconderse en España. Su Gran Maestre Jacques de Molay, fue quemado en París, 1.307, mientras clamaba su inocencia y, en prueba, predijo: en un mes morirá el Papa francés Clemente V y antes de un año el Rey de Francia Felipe IV el Hermoso, quienes habían convenido el fin de los templarios, 1.314, acusados de herejía, y repartirse sus inmensas riquezas. Ambos murieron en esos plazos. Muchos quedaron aquí y se acogieron a otras órdenes protegidas por los ReyesHospital y Montesa. De manera velada, han seguido manteniéndose en contacto y practicando sus ritos secretos, satánicos, al decir de muchos.

Cuando llegan las Fiestas quedan buenos ratos para charlar, oír historias y leer libros, placeres que el trabajo nos tiene limitados. Sobre la continuidad de los Templarios y sus ritos satánicos, sobre la defensa del Santo Grial, que para ellos no es un cáliz, se ha montado una de las novelas de mayor venta en la actualidad: “El Código Da Vinci”, de Dan Brown. Mezcla de códigos cifrados, leyendas templarias, concepciones satánicas, blasfemias, todo ello adobado con un par de criminales que actúan por orden de altos dignatarios de la Iglesia, para impedir salga a la luz el gran “secreto” templario. Estas mezclas siempre han tenido éxito, como la novela de Blasco Ibáñez fantaseando contra los Jesuitas. La técnica narrativa es admirable, pues emplea el suspense al final de cada capítulo, induciendo a leer el siguiente. Es la vieja técnica de Scherezade, contándole cuentos al Rey Sahriyar, de Persia. Al final de cada noche empezaba un nuevo cuento que había de acabar a la noche siguiente, AladinoAlibabaSimbad, obligando al Rey a posponer la orden de ejecutarla al amanecer, venganza contra todas las mujeres porque estaba convencido de la infidelidad de su primera mujer, a quien ordenó estrangular.

 

Scherezade

Referencia:28 de marzo de 2.004, Diario “El Mediterraneo” (Con mensaje oculto) En Privado.

 

16195548_252270431877266_9016751751721973761_n

 

El 19 de enero de 1962, y tras un viaje por Hispanoamérica y Filipinas, Blas Piñar escribió un artículo en la Tercera del diario ABC, titulado Hipócritas, de una extraordinaria repercusión que, sin embargo, tendría para él fatales consecuencias. En él criticaba con dureza la política exterior de los Estados Unidos. Debido a las buenas relaciones bilaterales que por aquel entonces mantenía España con los EEUU -auspiciada por ministros tecnócratas y políticos logreros vinculados nominalmente al régimen – el ministro de Asuntos Exteriores, luego de dar toda clase de explicaciones al embajador norteamericano, destituyó a Piñar, sin que por eso mermase su fidelidad al régimen de Franco. De hecho, siguió siendo procurador en las Cortes Españolas y consejero nacional del Movimiento por designación libre y directa de Franco.

 

“Los que se amedrentan y atemorizan ante las explosiones termonucleares por vía de ensayo, y no tuvieron escrúpulos para lanzar la primera bomba atómica sobre los seres indefensos de Hirosima.

– los que condenaron al fuego hombres y ciudades, y en Nüremberg se erigieron en jueces de los criminales de guerra;

– los que hoy, pusilánimes y temblorosos, llaman la atención sobre el peligro comunista, y se aliaron con el comunismo entregándoles como botín patrias y culturas;

– los que alardean, vocingleros, de anticomunistas, y, en el fondo, buscan anhelantes una fórmula de coexistencia que les permita vivir tranquilos, aunque millones de hombres continúen gimiendo como esclavos

– los que firman alianzas y establecen bases estratégicas de carácter militar en países a los que llaman amigos, y luego los abandonan indiferentes y mudos cuando estos países se encuentran en el momento difícil;

– los que incitan a la lucha por la libertad movilizando voluntades con espíritu de sacrificio, y después, iniciada la lucha, permanecen impasibles ante la represión brutal del enemigo;

– los que hicieron su historia y su grandeza volando buques y atribuyendo culpas para justificar la intervención armada en beneficio propio, y ahora se escandalizan de sus mejores discípulos;

– los que hablan de libertad de pensamiento y de libertad de Prensa, y de modo sistemático, y con arreglo a prejuicios irreformables, ahogan ciertas noticias, las desfiguran o las inventan, y en vez de una censura inspirada, aunque cometa errores, en el bien común, crean tantas censuras solapadas y clandestinas como intereses sectarios o grupos de presión económica y política;

– los que presumen de anticolonialistas, y al exigir la independencia y la autodeterminación de los pueblos subdesarrollados, pretenden uncirlos al yugo de una total dependencia económica;

– los que quisieron o toleraron la división de Berlín, de Alemania, de Corea y del Viet-Nam, y se rasgan las vestiduras y atropellan el derecho por la división del Congo;

– los que facilitaron armas, brindaron aliento y proporcionaron la mayor propaganda gratuita a Fidel Castro, y se estremecen ante los horrores del sistema y, lo que es más grave, ante su enorme fuerza de contagio;

– los que mantienen relaciones diplomáticas con las naciones ocultas tras el telón de acero o el telón de bambú, y patalean si otros Gobiernos de la órbita occidental aspiran a seguir su ejemplo;

– los que juegan a mantener gobiernos liberales sin apoyo popular auténtico y sin obra social entre las manos a sabiendas de su enorme debilidad para oponerse al marxismo;

– los que ofrecen millones en concepto de ayuda generosa, y abonan precios de hambre por la riqueza obtenida en los países a los cuales la ayuda se ofrece;

– los que predican los derechos del hombre, y, sin embargo, le arrancan el derecho a la vida al impedir los movimientos migratorios, condenan al hambre a millones de ciudadanos y estimulan, sin preocupaciones morales, el control de los nacimientos y el aborto;

– los que hablan de democracia, de sufragio universal y de un hombre un voto, y después condicionan el voto al pago de un impuesto, para evitar el voto de los negros pobres, o al conocimiento del inglés, para evitar el voto de los ciudadanos de raíz cultural distinta;

– los que exigen el respeto a las minorías, y ahogan con hábil y paciente terquedad a las que existen dentro de las propias fronteras;

– los que mientras favorecen las llamadas reivindicaciones territoriales de otras naciones mantienen con orgullo colonias inútiles en países soberanos;

– los que hacen del pacifismo y de la no violencia adagio y norma de conducta, y usan la fuerza cuando así lo consideran oportuno;

– los que a un tiempo atropellan al débil y observan una actitud de cobarde respeto frente al vecino poderosos que los ofende;

– los que se dicen defensores ardientes del mundo occidental, y abren, negociando y a espaldas de Occidente, un portillo por el cual un río de divisas occidentales contribuye a aumentar la fuerza del comunismo;

– los que nos ofrecen su amistad y, a esas alturas y refiriéndose al descubrimiento de América, se atreven a escribir con carácter oficial:” It was no accident that the voyages which led to the discovery of America were led by an Italian . Italian seamanship was supreme. The exploration of the Western Hemisphere was a direct result of the inquiring mind of 15th century Italy”, desconociendo y despreciando así la obra de España;

– los que eluden el vocablo Hispanoamérica y no estarían dispuestos a conseguir consentir que se hablase de África latina;

– los que lisonjean al llamado catolicismo liberal y progresista, y buscando su colaboración y ayuda bajo el lema de comprensión, diálogo y claridad, acaban, cuando triunfan, persiguiendo y aniquilado a la Iglesia de Cristo. Pero nada es tan oculto que no se haya de manifestar, ni tan secreto que al fin no se sepa. (San Lucas, XII,2).

En estos años hemos aprendido muchas cosas, tantas y tan graves, que a nuestros hermanos podemos repetir aquello de Cristo: ” Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s