Rafael Medina Fernández de Córdoba, Duque de Feria


sdcsd
…[El] duque de Feria…permanece desde la tarde del pasado jueves [4 de marzo] detenido…como presunto cómplice del secuestro de una niña de cinco años…
…la menor…no ha sido sometida a reconocimiento médico-forense. Las mismas fuentes confirmaron que la niña había realizado ante el fiscal una “sorprendente” declaración de los hechos pese a su corta edad…

(24-2-1994 ABC):

Una nebulosa envuelve cada vez más el caso duque de Feria…
…El juicio contra…[el] duque de Feria, se convierte, conforme transcurren las sesiones, en un permanente «donde dije digo, digo Diego» por parte tanto de los encausados como de la legión de testigos…

 

MADRID.- Rafael Medina y Fernández de Córdoba, duque de Feria, nació en Cádiz, el 10 de agosto de 1942. Es el segundo hijo de Rafael Medina y Vilallonga y de Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, duquesa de Medinaceli.

Realizó estudios de Ciencias Económicas en Sevilla y Madrid, y más tarde se trasladó a Inglaterra, donde fue alumno de la School of Economics de Londres.

Se ocupó fundamentalmente del patrimonio y negocios familiares. Llevó la gerencia de la empresa de cuero artificial Cuerotex, creada por su padre y situada en la localidad sevillana de Pilas. Accedió a los puestos de máxima responsabilidad de ésta cuando contaba algo más de veinte años.

El 14 de julio de 1977, Rafael Medina contrajo matrimonio con la modelo internacional Nati Abascal Romero-Toro en la ermita de El Rocío, en el corazón de Almonte (Huelva). Se conocían desde que ella tenía doce años, pero se enamoraron en 1975.

Al casarse con el duque de Feria, Nati Abascal compartió uno de los títulos más antiguos de nuestro país, título concedido con la Grandeza de España por Felipe II en 1567 y que, desde 1739, pasó a ser un título secundario de la casa ducal de Medinaceli, a la que continúa unido. Rafael Medina y Fernández de Córdoba además de duque de Feria, título que ostenta desde 1969, es marqués de Villalba y Maestrante de la Real de Sevilla.

En octubre de 1988 se separó de su esposa y el 13 de febrero de 1989 el magistrado Juan Ignacio Zoido dictó sentencia en el juicio de separación de los duques de Feria. En ésta, además de establecerse las pensiones correspondientes, se concedió la potestad de los hijos a Nati Abascal, además de recoger la renuncia expresa de ésta al uso de los títulos que obtuvo por matrimonio. Una posterior sentencia de junio de 1989 le concedía la potestad al aristócrata.

Es un amante de las tradiciones de la ciudad de Sevilla, donde es muy conocido. Es miembro de la junta rectora del Aula de Cultura Antares, creada en junio de 1988.

Rafael Medina ha tenido en varias ocasiones problemas con la Justicia. En octubre de 1990 fue puesto a disposición judicial después de que un grupo de prostitutas le acusaran de pagar sus servicios en un club del alterne sevillano, donde fueron detenidas varias personas en una operación antidroga. Cuatro meses después, en enero de 1991, la Audiencia Provincial de Sevilla, a instancias de su fiscal jefe, Alfredo Flores, archivó la causa debido a la falta de pruebas para inculparle.

Inició los trámites para la nulidad de su matrimonio ante el Tribunal de la Rota a comienzos de enero de 1992, alegando no creer en la indisolubilidad del víncualo y haberse casado por motivos sociales.

El 28 de julio de 1992, su padre, Rafael de Medina y Villalonga, duque de Medinaceli y Alcalá, falleció en Sevilla, a los 86 años, a causa de un cáncer.

El 6 de marzo de 1993 ingresó en la prisión Sevilla-1 por orden de la juez María de la Oliva Morillo Ballesteros, acusado de rapto de una niña de cinco años, Ana María Santares, y de un delito contra la salud pública -tráfico de drogas-. Unos días antes el duque de Feria había declarad en la revista “Hola”: Me encantan las mujeres. Son mi única droga. Lo malo es que me gustan las jóvenes y ya voy a cumplir cincuenta y un años”.

A raíz de su ingreso en prisión, en mayo de 1993 su ex mujer lo demandó por incumplimiento de patria potestad y el impago de la pensión alimenticia que debía pasarles a ella y los dos hijos.

Corrupción de menores

Durante la instrucción del sumario, a mediados de mayo la revista “Interviú” publicó un reportaje en el que aparecían fotografía de Rafael Medina y varias niñas desnudas, por lo que fue llamado a declarar y en el mes de julio se le acusó de un nuevo delito de corrupción de menores.

Después de denegársele la libertad condicional en el mes de junio de 1993 por la gravedad de los hechos que se le imputaban y la alarma social que había producido, ese verano el juez modificó en dos ocasiones la cuantia de una fianza desde 71 a 121 millones de pesetas.

La vista tuvo lugar entre el 21 de febrero y el 4 de marzo de 1994, en ella negó las acusaciones y achacó su situación a la droga y al alcohol. El 25 de este último mes le fue impuesta una condena de 18 años por dos delitos de rapto, uno de corrupción de menores y otro de tráfico de drogas.

A raíz de la condena, el 29 de marzo su inscripción nobiliaria en el Libro de la Grandeza fue suspendida de forma cautelar hasta que ésta fuera firme.

A comienzos de julio de 1994 Nati Abascal pidió una indemnización de 68 millones de pesetas para sus hijos por los daños morales causados por conducta de Rafael Medina y para hacer frente a la pensión alimenticia no pagada y futuros gastos de estudios de éstos.

Finalmente, el 3 de agosto de 1994 fue condenado a un mes de arresto y multa de 100.000 pesetas por impago de la pensión durante cinco meses. Recurrió la sentencia condenatoria de 18 años ante el Tribunal Supremo, quien rebajó la pena el 15 de febrero de 1995 a 9 años, argumentando eximente incompleta de drogadicción y psiquismo. Accedió al segundo grado penitenciario el 3 de julio de 1995 y días después solicitó trabajar en la lavandería del penal Sevilla 1 para redimir parte de la condena. El 3 de agosto de ese año la Junta de Régimen de la prisión informó favorablemente para que se le concediera un permiso de tres días.

Separado de Nati Abascal, de cuyo matrimonio nacieron Rafael (25.09.78) y Luis (31.08.80), cuando ingresó en prisión en 1993 estaba unido sentimentalmente a la sevillana Mariló Fernández.

Muere a los 58 años Rafael Medina, duque de Feria – El País

 

Rafael Medina, duque de Feria: últimos años mediáticos (1993 – 2001)

La más joven de las encausadas afirma que el duque de Feria le prometió heroína si raptaba a la niña

El duque, según la joven, le pidió a ésta que el 4 de marzo de 1993 fuera en busca de Ana María, de la que le mostró una foto. “Me levanté con el síndrome [de abstinencia]. Le pedí droga y me dijo que no tenía, pero que me daría dinero si le hacía un recado”, explicó. Elrecado consistía en ir a recoger a Ana María, de cinco años, a la que Sandra conocía porque había vivido unos días en el domicilio de la pequeña.

“La niña y yo estuvimos unos diez minutos en la bañera, mientras [Rafael Medina] nos hacía fotos. Luego la sequé y le puse un albornoz grande. Entonces, me mandó a comprar ropa para la niña. Un conjuntito, me dijo él. Y carretes para la cámara fotográfica. Me dió 15.000 pesetas para eso y para que comprara droga”, explicó Álvarez.

El abogado del duque, Francisco Baena, intentó restar credibilidad al testimonio de Sandra, quien no contestó a una pregunta sobre la identidad de un supuesto policía dueño de un piso donde ella vivió con otras prostitutas. Negó que hubiera posado desnuda, sobre una moto negra y sobre sábanas oscuras y con un cirio, para “una fotógrafa francesa” y otro sevillano.

Anuncios

Un comentario en “Rafael Medina Fernández de Córdoba, Duque de Feria

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s