Informe JANO: archivo de la guerra sucia, el golpismo y la “transición”

sdcsd

Los espías conocen muchas operaciones tan apasionantes como repugnantes. El coronel del Ejército del Aire Manuel Rey es uno de ellos. Durante más de una década colaboró con el general Emilio Alonso Manglano al frente del CESID (hoy CNI) y conoció la existencia del archivo secreto Jano que alberga miles de fichas –él dice que diez mil–, permanentemente actualizadas, con información sensible obtenida por procedimientos legales e ilegales sobre cuantos individuos de todos los colores han pintado algo en España desde 1969 hasta nuestros días.

El coronel Rey apareció en público la noche del jueves. El escenario fue el salón del Círculo de Lectores en la madrileña calle de Leopoldo O’Donnell, y el motivo, la presentación de la novela El informe Jano del periodista Manuel Cerdán Alenda. Sin romper el juramento de no desvelar secretos, contó Rey la paradoja de que aquel archivo secreto con materia innoble y sucia que utilizaron Franco y Carrero Blanco y construyó y administró el coronel de artillería José Ignacio San Martín, después implicado en el 23-F, para mantener a raya y amargar la vida a algunos amigos y por supuesto enemigos del régimen, hubiese sido utilizado después por los gobiernos democráticos como instrumento de control político de las Fuerzas Armadas.

Según Rey, Jano tuvo dos caras y fue alimentado con información nueva y actualizada hasta el año 1996, en que el ministro de Defensa, Eduardo Serra Rexac, decidió desactivarlo. Ya no tenía sentido espiar a los golpistas. Pero, ¿qué destino dieron a aquel arsenal de datos sobre la vida privada de políticos, militares, empresarios, financieros, grupos de presión, intelectuales, artistas, periodistas, jueces, curas..? Un alto cargo del CESID reconoció en su día que no se había destruido. Por el contrario, se realizaron tres copias: una estaría en manos de la CIA, otra seguiría custodiada con más llaves que el cofre del Cid en el actual CNI y la tercera habría sido escondida bajo tierra en algún lugar en la sierra de Madrid.

En el archivo Jano reposan cientos de dossiers y miles de datos y relatos sobre operaciones contra el golpismo y el terrorismo. También contiene la referencia a las operaciones de la guerra sucia contra ETA, anterior y posterior a la llegada del PSOE al poder en 1982 y a la creación de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), cuya autoría intelectual y acciones conocieron y apoyaron los servicios secretos a las órdenes del general Manglano. En una de ellas, la “operación Menguele”, consistente en inyectar una droga a unos mendigos de las mismas características físicas que el jefe de ETA Josu Ternera, para secuestrarle e interrogarle convenientemente, se basa la novela de Cerdán.

Cerdán investigó la causa de la muerte de uno de aquellos mendigos que los agentes del CESID utilizaron como cobayas. Y su trepidante novela surge de la frustración ante la impunidad. La muerte de aquel joven con el que se pasaron de dosis no tuvo autores conocidos. La falta de pruebas sobre los autores impidió hacer justicia. Según Rey, los datos sobre aquella y sobre otras acciones inconfesables tendrían que estar en el archivo Jano. Pero el ocultismo sobre su existencia, al igual que el informe y las pruebas sobre las implicaciones en el golpe de Estado del 23-F constituye una parte esencial de nuestra ignorancia.

La única certeza que les quedó a los oyentes, entre los que se encontraba el ex ministro y ex portavoz del Grupo Popular Eduardo Zaplana y el consejero de la Comunidad de Madrid Jaime González, es que como dijo Alexandre de Marenches, jefe de los espías franceses desde Degaulle a Giscard y repitió el ex agente Rey, “los servicios secretos pueden caer en la tentación de montar operaciones que la moral reprueba, la ley prohíbe y la justicia castiga… pero están hechos para eso”.

 

…rayando en lo enfermizo de los servicios secretos de la OTAN por controlar a los comunistas en Europa fue tal que, tras la muerte del dictador Franco en el año 1975, los servicios secretos españoles tuvieron que convertirse en guardaespaldas de Carrillo para evitar su eliminación por la Red Gladio….

Capítulo III.
Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s